Encuentros de investigación en La Araucanía abordaron la conservación de biodiversidad ante el contexto de cambio global

En el mes de octubre el área de conservación de nuestra fundación participó del XIII seminario de Biodiversidad en La Araucanía, cuya temática fue “Conservación de la biodiversidad en contexto de emergencia climática”; y de la 16º Conference on ecology and management of alien plants invasions (EMAPI). Ambas instancias, una local y otra internacional, plantearon la necesidad de enfrentar los desafíos que impone la crisis de pérdida de biodiversidad de manera innovadora, inclusiva y transdisciplinaria.

Dos encuentros relevantes sobre conservación de la biodiversidad se vivieron en octubre en La Araucanía, uno de carácter regional y otro internacional. En el primero (XIII Seminario de Biodiversidad) nuestro encargado de proyectos de conservación de Bosque Pehuén, el biólogo Sebastián Carrasco, expuso sobre la labor que realiza la fundación en conservación de la naturaleza con una mirada transdisciplinaria que cruza arte, ciencia y educación, en un panel que abordó diversas iniciativas de conservación privada.

En el seminario organizado por diversas instituciones –entre ellas la Secretaría regional ministerial del Medio Ambiente de La Araucanía, la Universidad Católica de Temuco, la Corporación Nacional Forestal, la Universidad de La Frontera y la UC campus Villarrica– Carrasco se refirió a las estrategias de conservación que se llevan a cabo en Bosque Pehuén, área bajo protección privada administrada por nuestra fundación y laboratorio al aire libre para el desarrollo de investigaciones, aprendizajes y creación artística. “Di a conocer la manera en que, por medio de la protección de los bosques, contribuimos a la descontaminación del lago Villarrica desde este territorio, es decir, cómo cuidamos las aguas que llegan a este cuerpo de agua”, ejemplificó el miembro del equipo de conservación de FMA.

Algunos temas abordados durante la primera la jornada, explicó además, fueron las diversas amenazas que impactan a la biodiversidad, tales como la gripe aviar, las especies exóticas invasoras como los visones y los incendios forestales, entre otras; al mismo tiempo, otros panelistas abordaron el desarrollo de prácticas sustentables como la recirculación de agua en pisciculturas y la gestión de humedales en la región. Luego, el segundo día del encuentro, se dialogó principalmente sobre la conservación en ecosistemas de montaña, agregó Carrasco, quien se refirió a la relevancia del trabajo en red que se realiza en áreas de conservación de reservas de la biósfera Araucarias, iniciativa global gestionada por Conaf en Chile y que resulta fundamental para fortalecer las relaciones locales para la conservación de la naturaleza.

“Bosque Pehuén forma parte de un territorio donde confluyen iniciativas de protección estatal –tales como el Parque Nacional Villarrica– y diversas áreas bajo protección privada. Con esta perspectiva, Bosque Pehuen está aportando a ampliar la protección de ecosistemas naturales más allá de las áreas núcleo protegidas ”, expresó sobre los puntos abordados en su exposición. Asimismo, añadió que el foco de su presentación no sólo buscó dar a conocer el contexto de nuestra área bajo protección, sino que plantear una suerte de impronta de FMA para la conservación que se nutre de diversas disciplinas, marcando un precedente innovador en el cruce de arte y ciencia para el cuidado de la naturaleza dentro de áreas protegidas.

Inventario de plantas invasoras en Bosque Pehuén

La 16º Conference on ecology and management of alien plants invasions (EMAPI), explicó Carrasco, es una relevante reunión científica que se realiza cada dos años. En esta ocasión, se desarrolló en Pucón y se discutió sobre la ecología y el manejo de plantas exóticas invasoras analizando diversas investigaciones y propuestas en la materia.

En la instancia, Sebastián Carrasco buscó posicionar, por medio de la exposición de un póster académico, la labor de conservación que se desarrolla en Bosque Pehuén, así como dar a conocer las diversas especies de plantas invasoras presentes en el área y que son el reflejo de actividades antrópicas desarrolladas en el pasado como la extracción de madera, ganadería y la ocurrencia de incendios. “Hoy estamos impulsando un proyecto de conservación basado en ciencia, considerando áreas degradadas producto de actividades pasadas para el diseño de estrategias de conservación en la actualidad”, manifestó.

El poster presentado en la conferencia resumió el rol que juegan las plantas invasoras como una de las mayores amenazas a la conservación de la biodiversidad, el bienestar humano y los procesos ecológicos a nivel mundial (de acuerdo al último reporte de IPBES 2023). En este contexto, Bosque Pehuén se dio a conocer como un territorio de protección de los ecosistemas con alto impacto territorial, pues en este espacio cohabita una gran biodiversidad de alto valor ecosistémico.

“Encontramos más de 20 especies invasoras, con una mayor abundancia en áreas caracterizadas por intervenciones pasadas en el bosque”, dominando especies de plantas invasoras como rosa mosqueta, pino y zarzamora, señaló Carrasco, quien profundizó sobre el momento actual del área de conservación sobre el tema: “nos encontramos en una etapa de diseño de acciones de conservación para controlar la presencia de estas especies, tales como cortar arbustos, reemplazar pinos por especies nativas como ornamento, es decir, principalmente medidas de detección temprana y prevención”.

Entre las proyecciones de esta investigación se propusieron “estrategias de conservación para la prevención de la introducción de nuevas especies exóticas; mapeo continuo y aplicación de sistemas de seguimiento e investigación según las recomendaciones de IPBES (2023); estrategias de control integradas; innovaciones tecnológicas tales como la utilización del software de monitoreo y patrullaje S.M.A.R.T. (por sus siglas en inglés); restauración basada en rasgos y clima; coordinación interinstitucional; así como educación y sensibilización ciudadana”.

“Nuestros hallazgos permitirán tomar decisiones para la conservación y diseño proyectos de restauración socioecológica en el área de estudio”, se destacó asimismo en la publicación dada a conocer en EMAPI, encuentro que reunió a más de 100 investigadores de 30 países.