Encuentros con el patrimonio biocultural y reflexiones sobre los límites territoriales formaron parte de nuestra participación en Festival de las Ciencias 2023

Este año fuimos parte de las instituciones convocantes del Festival de las Ciencias (FECI) en La Araucanía donde participamos con talleres y obras en una exposición que buscó expandir los límites del cielo y la tierra. Además, dictamos un taller sobre el agua y participamos en un conversatorio en FECI Los Ríos.

Durante la primera semana de octubre nos hicimos parte del Festival de las Ciencias (FECI), iniciativa que se realiza en diversas regiones del país de manera abierta al público. En La Araucanía fuimos parte de las instituciones convocantes –junto al Ministerio de Ciencia, Conocimiento, Tecnología e Información, la Pontificia Universidad Católica de Chile y la Universidad Católica de Temuco– con la implementación de dos sesiones de talleres de mediación artística sobre memoria biocultural y una sesión sobre el agua. Además, estuvimos presentes en la exposición Efecto panorama: Laboratorio colectivo de imaginación territorial.

Talleres sobre memoria biocultural y exploraciones sensoriales en torno al agua

El primer taller que dictamos se tituló “La memoria del bosque”, ocasión en que presentamos nuestra maleta homónima, un repositorio de memoria que guarda una variedad de objetos que nos invitan a explorar la riqueza biocultural de los bosques de La Araucanía andina. A través de la experimentación de los sentidos, este objeto ofrece una postal sonora disponible en código QR, reflexiones sobre la tradición alimentaria de esta zona reflejadas en un fanzine nutrido por mujeres recolectoras, y un fanzine colectivo realizado en la zona de Curarrehue.

El primer formato de este taller se realizó junto a diversas generaciones. Brisa Morandi, una de las participantes señaló que valoró la instancia de mediación, así como “la utilización de conceptos y materiales del bosque para hacernos parte de un trabajo con elementos cotidianos. Además, es importante que el material que desarrollamos quedará en la biblioteca de Villarrica, de manera que podremos verlo en unos años más”.

Por su parte, Flavia Cifuentes, otra de las participantes, manifestó que la instancia la trasladó a sus recuerdos sobre alimentos propios del bosque, tales como el piñón, los digüeñes y el maqui, “que yo desde chica aprendí a recolectar y comer”, relató. Además, destacó el espacio como un momento para conectar con otros y con la relajación.

Este taller tuvo una segunda edición junto a niños y adolescentes de la región. Asimismo, se realizó una instancia de mediación artística llamada Ojo de Agua: Un viaje sensorial a los fondos acuosos, espacio que buscó aproximarse al agua por medio de los sentidos e imaginarios sensoriales y el movimiento de este elemento. Esta actividad fue replicada en FECI Los Ríos, donde además nos hicimos presentes en un conversatorio o Trawün (en mapudungun) titulado La Montaña: donde nace la vida y la cultura, en cual se profundizó sobre el ciclo del agua en una cuenca hidrográfica, desde una perspectiva socioecológica. En este diálogo participaron investigadores de la UACh y del Laboratorio Natural Andes del Sur de Chile, quienes compartieron experiencias y saberes sobre el agua, las cuencas hidrográficas y las comunidades que las habitan junto a estudiantes de la comuna de Panguipulli.

Una exposición que desafió los límites territoriales

En el Centro de Desarrollo Local (CEDEL) del Campus Villarrica UC, en el marco de FECI, se desarrolló la exposición Efecto Panorama: Laboratorio Colectivo de Imaginación Territorial, instancia de la que fuimos parte con la muestra de dos obras de la artista chilena Claudia Müller, quien participó de nuestro programa de Residencias en Bosque Pehuén, área de conservación administrada por nuestra fundación en Palguín Alto, Pucón.

Una de las obras expuestas lleva el nombre de Orbital (2018), instalación compuesta por un objeto motorizado del cual se suspenden tres piedras volcánicas que simulan ser meteoritos envueltos en el mismo campo electromagnético. La obra sugiere la noción de una familia de piedra compuesta por tres sujetos que presentan un movimiento cíclico en órbita fija, cuya alineación es siempre cambiante. La instalación se complementa con una imagen proyectada y captada en tiempo real de las tres piedras en órbita.

La segunda obra expuesta de la artista fue Frontera Líquida (2021), un relato visual compuesto de tres instantes que transitan entre los límites del mundo submarino y el terrestre, donde se aborda la relación del agua con el universo. El guión es un viaje sonorizado que presenta fenómenos físicos de la luz y el agua, siendo estos elementos portales para acceder al inframundo y a otras dimensiones posibles en diálogo con la figura del arcoíris, el cual se conecta con la cosmovisión andina.

Otros destacados artistas que se hicieron presentes en la exposición, principalmente a través de formatos audiovisuales, instalaciones y esculturas, fueron Seba Calfuqueo, Harun Farocki, Jonas Staal y Francisca Montes. La exposición buscó transformarse en una invitación a imaginar, pensar, expandir y cuestionar las formas establecidas de entender el territorio, desdibujando los límites del cielo y la tierra.