Aprueban la creación de dos santuarios: Meullín-Puye y Piedra del Viento

Dos hitos históricos para la conservación en Chile, a cargo de las fundaciones Kreen y Rompientes con quienes colaboramos.

El Consejo de Ministros para la Sustentabilidad (CMS) aprobó el 14 de agosto la creación del Santuario Marino Costero Piedra del Viento, ubicado en la zona de las playas de Topocalma y Puertecillo, en la Región de O’Higgins y el Santuario Meullín -Puye en la región de Aysén, una de las zonas más prístinas de la Patagonia chilena.

La aprobación de ambos santuarios es un acontecimiento muy importante para la conservación.  A cargo de Fundación Kreen, Meullín-Puye  es un ecosistema prístino y muy rico en biodiversidad, que comprende 24.000 hectáreas con una gran variedad de flora y fauna, y que posee una red hídrica intacta que fluye desde los glaciares hasta el mar.

La zona tiene distintos ambientes, con áreas cubiertas de vegetación, bosque nativo adulto denso, bosque siempre verde, caducifolio y matorral caducifolio templado andino, donde se encuentra el 13% de representatividad nacional de Nothofagus Antártica, comúnmente llamado ñirre. También posee flora nativa, macrohongos y especies endémicas, algunas de las cuales se encuentran en peligro o amenaza.

En en el Santuario Meullín-Puye además habitan 28 especies de aves y mamíferos que están en alguna categoría de conservación, como por ejemplo: el carpintero negro, la becacina, el halcón peregrino, el pudú, el huillín, el puye gigante y la Ranita de Darwin. Gran parte de sus ecosistemas están intactos de intervención humana, lo que representa una gran responsabilidad para la Fundación Kreen, de cuidado y conservación de la naturaleza.

Por otra parte,  el Santuario Marino Costero Piedra del Viento -iniciativa impulsada por Fundación Rompientes–  se ubica en una zona mediterránea (escasamente representada hasta ahora en términos de conservación), incorporándose cerca de 4.000 hectáreas de zona costera, marina y terrestre bajo la protección oficial del Estado. Es hábitat de diversas especies endémicas y en estado de amenaza, y también zona de descanso, refugio y reproducción de avifauna costera y acuática. Destaca el Humedal Topocalma, donde hay presencia de fauna y aves en categoría de conservación, y porque cuenta con lugares de nidificación y descanso para aves migratorias.

Es importante destacar que, por primera vez en Chile, se incluyeron como parte de un Santuario las rompientes aptas para la práctica del surf y otros deportes acuáticos. En este caso, las que están ubicadas en la zona de Puertecillo y Topocalma, donde también se realizan actividades tradicionales de pesca artesanal y recolección de algas.

Con esta declaratoria de Santuario además se busca preservar y promover el patrimonio cultural vinculado con la práctica de recolección de algas de orilla, que en este sector es histórico, con registros desde hace unos 300 años. “Este santuario constituye un esfuerzo significativo de entregarle valor a una zona central escasamente representada en términos de conservación costera en el país”, explica Juan Buttazzoni, abogado y uno de los directores de Fundación Rompientes, institución que desde hace tres años viene trabajando para promover la creación de este Santuario Marino Costero.

Por su parte, Felipe Rodríguez, también director de la Fundación, detalla que los objetivos son conservar los ecosistemas marinos, fundamentales para el sustento de las comunidades costeras y locales de la zona. “La declaratoria de Santuario Marino Costero es solo el primer paso para reconocer los invaluables atributos de este lugar, donde se aspira a conservar la biodiversidad y a promover el desarrollo sustentable”, comenta.

Esta iniciativa fue impulsada gracias al apoyo de sindicatos de pescadores, actores locales y de Fundación Rompientes, que ha contado, a su vez, con la colaboración de instituciones como Fundación Mar Adentro,  Marine Conservation Institute, Patagonia, Save the Waves Coalition y el Ministerio del Medio Ambiente a través de la División de Recursos Naturales y Biodiversidad y del Departamento Áreas Protegidas.