Un laboratorio natural

Un campamento y talleres científico-artísticos se realizaron en enero para enseñar a niños y adolescentes, con prácticas y técnicas, sobre ecosistema en que habitan. Ambas experiencias se realizaron en Cabo Frío, Punta Arenas y fueron diseñadas por la artista Aymara Zegers, el biólogo Germán Manríquez y el equipo del Museo de Historia Natural Río Seco. FMA participó como colaborador y asesor.

Taller Naturalista / Museo de Historia Natural Rio Seco from Aymara Zegers on Vimeo.

Uno de los tutores muestra a los niños in situ la flora y fauna de Cabo San Isidro

Uno de los tutores muestra a los niños in situ la flora y fauna de Cabo San Isidro

El Campamento Naturalista en el Cabo San Isidro (Punta Arenas) y el Taller de Naturalismo Austral, fueron creados por un equipo interdisciplinario compuesto por la artista Aymara Zegers, el biólogo Germán Manríquez y el equipo del Museo de Historia Natural Río Seco, compuesto por Gabriela Garrido, biólogo marino; Miguel Cáceres, artista visual; Mateo Cáceres, biólogo marino, y Benjamín Cáceres, biólogo marino.

Aymara Zegers, escultora chilena, realizó una residencia abierta en el Museo de Historia Natural Rio Seco, que busca fomentar y promover la cultura austral, y conservar el patrimonio natural de la Región de Magallanes a través de herramientas multi, inter y transdisciplinarias, que ayuden a interpretar la historia natural y sus expresiones a través de la cultura, el naturalismo y las artes.

El Campamento Naturalista se realizó entre el 16 y el 20 de enero de 2016 en las dependencias del Faro San Isidro (Punta Arenas) y participaron jóvenes y niños de 11 a 15 años. Exploraron in situ la geografía, aprendieron a usar mapas, brújulas y GPS. El Cabo San Isidro y sus alrededores ofrecen un escenario muy particular para el desarrollo del aprendizaje y valoración del ecosistema austral. Su localidad estratégica ofrece la oportunidad de utilizar los distintos ambientes y ecosistemas como laboratorios naturales, desde la zona bentónica del Estrecho de Magallanes, hasta el ambiente alpino de la Península de Brunswick.  Los niños y jóvenes, mediante caminatas, buceo, charlas y prácticas artísticas, fueron invitados a contemplar el medio en que habitan abriendo espacios de reconocimiento sensible con su entorno.

El Taller de Naturalismo se llevó a cabo entre el 23 y el 30 de enero, estuvo dirigido a niños y jóvenes entre 8 y 18 años, y entre sus actividades se incluyeron diversas actividades, como Fábula Anatómica, Zoología Virtual, Dibujando Respuestas y Museo Recombinante (abierto a todo público).

Una de las bellas vistas del faro en el Cabo San Isidro Niños en terreno durante el Campamento Naturalista, en Cabo San Isidro Niños interactúan con su entorno Una niña participante de los talleres revisa los contenidos en un libro, a la vez puede aprender en directo gracias al entorno en que se encuentran Cuaderno con dibujo de estrella de mar y anotaciones en cuaderno Bajando la larga escalera del Faro en Cabo San Isidro En una de las salidas a terreno, una niña toma apuntes de su entorno natural Grupo de niños y tutor sentados y descansando en un mirador

02/02/2016