FMA aporta con un laboratorio experimental al Festival de Ciencia, Puerto de Ideas Antofagasta

Como Fundación Mar Adentro hemos colaborado desde sus inicios con el Festival Puerto de Ideas en Valparaíso. Por ello, quisimos estar presentes en esta primera versión del festival en Antofagasta, el que tuvo como temática la ciencia. En este festival, a diferencia de Valparaíso, nuestra participación fue a través del desarrollo de un laboratorio experiencial.

Sinfonia a todo color

Sinfonia a todo color

El arte y la música constituyen un inestimable recurso para influir de manera atractiva, enriquecedora e interesante en el desarrollo pleno e integral de los niños, lo que es confirmado por la neurociencia, destacando que el estudio sistemático de la música es un valioso aporte en el desarrollo del cerebro y de la inteligencia. Esto nos motivó a crear, especialmente para el Festival de Antofagasta, un laboratorio experimental que despertara la sensibilidad y la percepción en los niños a través de la vinculación y asociación simple de los colores a la creación y la ejecución musical.

En este contexto, comenzamos nuestro propio proceso creativo, revisando obras de connotados artistas, músicos y artistas visuales, que han experimentado la percepción simultánea de sensaciones provenientes de diferentes sentidos, utilizado la asociación de música y color en sus obras como eje creativo. Tal como Wassily Kandisky, quien en su obra Impresión III (Konzert) 1911, se inspiró en la música de Arnold Shoenberg / 5 pieces n° 1.

Sinfonia a todo color

Sinfonia a todo color

Para trabajar de mejor forma la relación entre música y color, invitamos a un compositor a formar parte de nuestro equipo asi se integra así Juan Pablo Abalo, un joven compositor chileno que se formó en el conservatorio de la U. de Chile, a conformar este proceso creativo colectivo, junto a las artistas visuales Madeline Hurtado y Carolina Jarpa, para dar forma a este laboratorio experimental llamado “Sinfonía a todo Color”.

El laboratorio experimental tuvo una metodología simple en la que por medio de la apreciación de obras pictóricas y musicales, se desarrolló experiencias prácticas de asociación y vinculación entre la música y las artes, esto permitió que los niños pudieran experimentar con la percepción de los sentidos.

Escuchando diferentes melodías seleccionadas, los participantes pudieron generar de manera lúdica asociaciones personales y libres entre una melodía y el color; para luego experimentar con la ejecución simultanea de sonidos asociados a diferentes colores proyectados en la sala.Luego los niños comentaron una selección de obras de diferentes artistas plásticos, reflexionado sobre conceptos de composición, color, ritmo y formas que les permitieron visualizar la vinculación entre la música y las artes.

Nuestro equipo

Nuestro equipo

El Laboratorio realizado en Antofagasta, fue una actividad positiva en la cual más de 30 niños pudieron vivir experiencias libres de traducción y asociación de color, que les permitieron generar una composición a la manera de los artistas de referencia, para luego crear un montaje en conjunto de todas las composiciones creadas por los participantes durante la actividad.

Desarrollar la capacidad de sentir, comprender y valorar lo bello en el mundo que nos rodea y en el de arte, es potenciar en los niños el desarrollo de un pensamiento divergente y analítico, en una sociedad altamente visual. Apuntar a este tipo de experiencias creemos que es una forma de aportar a la formación de un pensamiento reflexivo en los niños para acercarlos al conocimiento y la cultura desde diferentes disciplinas.

Borde costero, Antofagasta Nuestro equipo antes de iniciar el taller Proceso creativo con los niños Durante la proyección de colores El laboratorio dio espacio para la composición de obras muy diversas Proceso creativo Laboratorio Sinfonía a Todo Color Imágenes de referencia utilizadas en el taller (Kandinsky) Madeline Hurtado, Juan Pablo Abalo y Carolina Jarpa Diversas figuras de colores fueron la materia prima para las composiciones de los niños

Como Fundación Mar Adentro hemos colaborado desde sus inicios con el Festival Puerto de Ideas en Valparaíso. Por ello, quisimos estar presentes en esta primera versión del festival en Antofagasta, el que tuvo como temática la ciencia. En este festival, a diferencia de Valparaíso, nuestra participación fue a través del desarrollo de un laboratorio experiencial.

28/03/2014

El arte y la música constituyen un inestimable recurso para influir de manera atractiva, enriquecedora e interesante en el desarrollo pleno e integral de los niños, lo que es confirmado por la neurociencia, destacando que el estudio sistemático de la música es un valioso aporte en el desarrollo del cerebro y de la inteligencia. Esto nos motivó a crear, especialmente para el Festival de Antofagasta, un laboratorio experimental que despertara la sensibilidad y la percepción en los niños a través de la vinculación y asociación simple de los colores a la creación y la ejecución musical.

En este contexto, comenzamos nuestro propio proceso creativo, revisando obras de connotados artistas, músicos y artistas visuales, que han experimentado la percepción simultánea de sensaciones provenientes de diferentes sentidos, utilizado la asociación de música y color en sus obras como eje creativo. Tal como Wassily Kandisky, quien en su obra Impresión III (Konzert) 1911, se inspiró en la música de Arnold Shoenberg / 5 pieces n° 1.

Para trabajar de mejor forma la relación entre música y color, invitamos a un compositor a formar parte de nuestro equipo asi se integra así Juan Pablo Abalo, un joven compositor chileno que se formó en el conservatorio de la U. de Chile, a conformar este proceso creativo colectivo, junto a las artistas visuales Madeline Hurtado y Carolina Jarpa, para dar forma a este laboratorio experimental llamado “Sinfonía a todo Color”.

El laboratorio experimental tuvo una metodología simple en la que por medio de la apreciación de obras pictóricas y musicales, se desarrolló experiencias prácticas de asociación y vinculación entre la música y las artes, esto permitió que los niños pudieran experimentar con la percepción de los sentidos.

Escuchando diferentes melodías seleccionadas, los participantes pudieron generar de manera lúdica asociaciones personales y libres entre una melodía y el color; para luego experimentar con la ejecución simultanea de sonidos asociados a diferentes colores proyectados en la sala.Luego los niños comentaron una selección de obras de diferentes artistas plásticos, reflexionado sobre conceptos de composición, color, ritmo y formas que les permitieron visualizar la vinculación entre la música y las artes.

El Laboratorio realizado en Antofagasta, fue una actividad positiva en la cual más de 30 niños pudieron vivir experiencias libres de traducción y asociación de color, que les permitieron generar una composición a la manera de los artistas de referencia, para luego crear un montaje en conjunto de todas las composiciones creadas por los participantes durante la actividad.

Desarrollar la capacidad de sentir, comprender y valorar lo bello en el mundo que nos rodea y en el de arte, es potenciar en los niños el desarrollo de un pensamiento divergente y analítico, en una sociedad altamente visual. Apuntar a este tipo de experiencias creemos que es una forma de aportar a la formación de un pensamiento reflexivo en los niños para acercarlos al conocimiento y la cultura desde diferentes disciplinas.