Estudiantes de la Escuela Agroecológica de Pirque crean sus propios muebles para aprender de carpintería y diseño con Nicolás Aracena

Fundación Mar Adentro invitó a este reconocido arquitecto y carpintero para que capacitara a los estudiantes de la escuela de oficios de Fundación Origen.

Proyectos de los estudiantes Estudiantes trabajando en sus proyectos Nicolás Aracena acompañando a un estudiante para realizar mediciones

Durante dos días de la primera semana de septiembre, participaron en este taller trece estudiantes de tercero medio de la Escuela Agroecológica de Pirque cuyo propósito era entregarles conocimientos técnicos de carpintería y enseñarles a tomar decisiones de diseño.

Nicolás Aracena expuso parte de su experiencia ejemplificando métodos de trabajo en torno al diseño y la fabricación de muebles, como también el proceso creativo detrás de un sistema constructivo original, replicable a muebles de distintos tamaños y  usos.

Cada participante logró diseñar y construir su propio mueble y experimentar cómo la construcción moldea el diseño a partir del material escogido.  Hicieron una silla para aprender el diseño general detrás de estas y a la vez, empezar lentamente a explorar otras formas de construir muebles, para dejar un poco de lado la mirada más convencional.  Posteriormente, los y las estudiantes fueron a una zona de escombros de la escuela y rescataron maderas y otros materiales que podían ser reutilizados.

Después, Nicolás pidió a los participantes que cada uno pensara en tres ideas de muebles que pudieran estar faltando en la comunidad escolar y que fueran factibles de armar en grupo. Cada uno (a) dibujó su idea y luego, entre todos,  identificaron la  necesidad de mobiliario.  De esta forma, se les ocurrió hacer unos mesones modulares y multifuncionales; cuatro unidades que se pueden unir de distintas maneras de acuerdo a los requerimientos, por ejemplo: para descansar durante los recreos, almorzar, salir con todo el curso a conversar, etcétera.

Cabe destacar, que además de los mesones hicieron bancas, que construyeron con una mezcla de maderas nuevas y piezas antiguas recolectadas. Así, los estudiantes trabajaron en grupo con un objetivo común, pero cada integrante hizo también una pieza única. De esta forma, la creación individual funcionó de manera independientemente, pero también en conjunto con los demás muebles construidos por sus pares.

Los estudiantes disfrutaron mucho la experiencia, sobre todo, el poder terminar en tan solo dos días un producto concreto.  Además, junto con aprender de diseño, experimentaron cómo las diagonales entregan la estabilidad a un mueble.

Nicolás Aracena (1984) trabaja como arquitecto, carpintero y diseñador desde el 2017. Estudió en la Universidad Católica y en Berlín. Ha expuesto en diversas partes en Chile y el extranjero, como Buenos Aires y Nueva York, en esta última ciudad lo hizo con su exhibición individual  ATALAYA, en Chamber Gallery. Además, ha realizado diversos talleres y, próximamente, estará presente con parte de su trabajo en la Trienal de Arquitectura de Lisboa.

 

 

 

 


10/09/2019