(Español) Nuevo paper sobre Bosque Pehuén en revista científica

(Español) Un artículo sobre la flora de Bosque Pehuén, elaborado por los investigadores del Laboratorio de Biodiversidad y Ecología del Dosel de la Universidad Austral de Chile que hace cuatro años colaboran en esta área de conservación, acaba de ser publicado en Natural Areas Journal.

(Español) Daniela Mellado, Iván Díaz, Javier Godoy, Gabriel Ortega y Ricardo Moreno integran el grupo de investigadores que durante los últimos cuatro años han estudiado la biodiversidad de Bosque Pehuén, el área privada de conservación de FMA ubicada en la reserva de la biósfera de Araucarias. Los profesionales, asociados al Laboratorio de Biodiversidad y Ecología del Dosel de la Facultad de Ciencias Forestales y Recursos Naturales de la Universidad Austral de Chile, en Valdivia, publicaron un nuevo paper científico en la revista Natural Areas Journal, sobre la biodiversidad de plantas vasculares en la reserva.

La investigación se desarrolla en Bosque Pehuén, que se ubica dentro de las 35 áreas en el mundo señaladas como “hotspot” de biodiversidad, lo que quiere decir que cuenta con más de 1500 especies de plantas vasculares endémicas y que el 70% de su territorio está amenazado por la pérdida de hábitat. “En Chile”, señala el artículo, “la mayoría de las áreas protegidas se encuentra en los Andes del sur, en paisajes montañosos de mediana o gran altitud. A pesar del aumento de estas áreas protegidas, muy pocas de ellas tienen inventarios detallados de su biodiversidad. Es información es esencial para definir las amenazas y establecer programas de conservación integrales de largo plazo para enfrentar los efectos del cambio climático global”.

Imagen de un tipo de briófita en microscopio.

Los objetivos del estudio se enfocan en describir la riqueza y su estatus de conservación, además de la composición de plantas vasculares en Bosque Pehuén; analizar sus relaciones con la altitud, formas de crecimiento y variedad de especies. Se trata de un lugar dominado por bosques secundarios, es decir que han crecido tras un periodo de forestación intensiva (en la década de los 70), con algunos bosques antiguos o legados biológicos. Para estudiarlo, fijaron diferentes parcelas, en las cuales se registraron las especies: se encontraron 101 especies de plantas vasculares, de las cuáles el 79% son endémicas, el 10% introducidas y el 13% figuran en las categorías de conservación de IUCN. La mayor variedad se encontró en las zonas ribereñas, junto a cursos de agua, mientras que a mayor altura se registró menor variedad; las epífitas y trepadoras solo se encontrar en las altitudes más bajas. Esta información resulta esencial para diseñar el manejo de estos terrenos para la conservación de la flora de los bosques andinos.

Puedes revisar el texto en nuestra sección de publicaciones.


19/07/2018